El gato y el músico

James Bowen era un músico callejero de Londres. Vivía de las propinas de la gente. Llevaba una vida desastrosa en todos los sentidos y vivía en una minúscula habitación. Pero una noche, en la calle, se cruzó con un gato de color canela con el que sintió una inmediata conexión.

Este gato, callejero como él, se dejó adoptar por el joven y lo acompañó a su casa. James sintió que su nuevo amigo tenía algo especial… pero entonces aún no podía imaginar cuánto.bob-gato-musico

Desde ese día gato y humano ya nunca se separaron. James tocaba en la calle y el gato, al que bautizó como Bob, se quedaba fielmente a su lado en la acera. En efecto, Bob poseía un carisma especial que atraía a la gente. Los transeúntes se acercaban a acariciarlo.

Las propinas que su dueño conseguía con su guitarra empezaron a multiplicarse. Pero no sólo eso: A través de su amistad con Bob, James comprendió que debía cambiar de vida… y así lo hizo. Tanto que escribió un libro sobre su historia y la de Bob… y el libro se convirtió en “best-seller”.

Hoy ambos son auténticas estrellas. Pero lo más importante es el amor que los une.

Deja un comentario