¿Juegan los perros?

 

No, los perros se definen. Se comunican, se presentan, transmiten sus sentimientos, definen su estatus en el mundo. Esta definición a través de la comunicación ocupa mucho espacio en el juego social de los perros. El juego social sirve al perro para percibirse como «yo», para definirse con respecto a los demás, para probarse y orientarse, y también para las situaciones comunicativas potenciales. Dicho juego permite a los que participan en él deslindarse el uno del otro y ponerse límites entre sí. Los acuerdos tomados durante el juego social tienen validez también para el futuro; no se limitan, pues, al tiempo que dure el juego. 

 

El juego social como medio de comunicación.

 

En el juego social, los perros muestran unas coordenadas de conducta que derivan de la situación y que obedecen a las reglas de la improvisación. Para ello se valen de unos símbolos de partida fijos con cuya ayuda definen los distintos «temas de conversación».juego-perros-social

 

Estos símbolos particulares del juego social tienen un origen esencial e instintivo y, por ello, nos posibilitan la comunicación directa con el perro. Es una especie de lenguaje simbólico propio de la especie, que el perro puede entender a un nivel instintivo. Si ofrecemos al perro el símbolo correspondiente, provocamos su instinto: el perro no puede hacer otra cosa que reaccionar; hasta tal punto pierde con ello parte del dominio de sí mismo. Eso nos facilita el ponernos en el nivel del juego social canino.

 

El perro se siente comprendido.

 

De este modo, en la terapia de perros con anomalías de conducta puedo hacer que el perro responda instintivamente a un estimulo y llegar a acuerdos en el juego social que viene a continuación.

 

Una vez que el perro reconoce que me comunico con él, en su muy ritualizado nivel de comprensión, se relaja, aunque sea un perro inseguro, asustadizo tenso o agresivo, y muestra los primeros sin tomas de confianza. Con ello habrá tenido la inusual experiencia de que un hombre real mente lo entiende.

 

Entonces se despierta enseguida su interés por la comunicación con el hombre y de nuevo se esfuerza por establecer un ajuste de intereses y estados de ánimo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR